fbpx
0

Seguramente eres de las personas que están buscando trabajo dentro del sector farma-biotec.

Me estoy refiriendo, no solo a personas que acaban una carrera de ciencias de la salud, un costoso máster de especialidad, o incluso un largo phD, esperanzados (muchas veces excesiva e ingenuamente) de encontrar trabajo debajo las piedras.

Si no también me dirijo a las personas que acaban de ser despedidas de su cómoda posición dentro de su empresa biofarmacéutica «de toda la vida» y que, después de muchos años trabajando para ellos, esperan encontrar rápidamente un nuevo trabajo gracias a su larga carrera profesional y experiencia.

Nada más lejos de la realizad.

Lo más seguro es que lleves demasiado tiempo, más de lo esperado y deseado, haciendo entrevistas y solicitudes laborales en Linked in, Infojobs o directamente en aquellas empresas en las que se publican las ofertas. Sin resultado.

Si te sientes identificado, sigue leyendo porque estas 5 razones pueden hacerte ver la luz, tomar conciencia y empezar a trabajar eficazmente en aquello que es realmente importante para desarrollar y destacar tu carrera profesional en este competitivo sector.

Comparto contigo las 5 razones por las que seguramente no estas encontrando trabajo:

1. No conocer las bases del juego

Muchas personas no entienden o no son conscientes de las características del sector farma-biotec.

Uno de los factores distintos de esta industria, es que la innovación de nuevos productos y fármacos depende directamente de la inversión y calidad de la investigación que hagan las empresas farmacéuticas en el desarrollo de nuevas moléculas.

El proceso de descubrimiento y desarrollo de un fármaco, denominado drug discobery es un camino arduo, difícil, caro, largo y poco exitoso.

Además, la empresa farmacéutica es una compañía basada en patentes. Sin patentes, no existiría dicha industria.

Esto obliga a que sean extremadamente eficaces y eficientes en explotar sus patentes para maximizar el ROI (Retorno de la inversión, destinado durante la fase de I+D+I), ya que literalmente trabajan bajo contrarreloj.

O sea, tienen una ventana tiempo de oportunidad de venta de sus productos antes que expire dicha patente.

Además, el mundo de la industria farmacéutica se encuentra extensamente regulado. Lo que dificulta aun más el proceso.

Entendiendo esto (entre muchas otras cosas que no tengo tiempo ni espacio de comentar en este artículo), puedes comprender la etapa en la que se encuentra cada empresa en la que estas solicitando el trabajo.

Por ejemplo, si has estudiado un Ph.D en bioinformática creando modelos tridimensionales informáticos de potenciales fármacos para una diana terapéutica de la enfermedad de Parkinson, puedes buscar y ponerte en contacto con aquella empresa biotec que esté en fase preclínica de moléculas para dicha enfermedad.

Otro ejemplo: has estudiado marketing farmacéutico y te encuentras en búsqueda activa de trabajo, puedes buscar todas aquellas empresas farmacéuticas que estén en fase de lanzamiento de productos y que muy probablemente estén incrementando su inversión en marketing en ese momento.

Otro: imagínate que eres especialista en legalidad farmacéutica y/o market acces. Puedes ponerte en contacto con aquella compañía que hayas identificado que tenga moléculas para entrar en fase clínica y que por lo tanto, necesitará realizar un Dossier de Registro, desarrollar una patente, etc.

Como conclusión y consejo de este primer apartado:

Conoce los fundamentos y las características básicas del sector farmacéutico y/o biotecnológico.

Entonces serás capaz de analizar la situación particular en la que se encuentra la empresa en la que estas solicitando el trabajo.

Investiga exhaustiva y detalladamente su pagina web, artículos y/o noticias de ella, en qué fase de desarrollo se encuentran sus fármacos, etc.

Como si fueras un verdadero escáner.

El objetivo: encontrar aquel punto de necesidad de dicha empresa, alineado con tu interés y especialidad, en la que tú puedes aportar un valor diferencial.

Además, esto también te va a ayudar durante la entrevista de trabajo en un futuro, en demostrar un interés y conocimiento de la empresa de antemano.

2. No saber diferenciar los distintos roles o posiciones laborales dentro de la industria

Estamos en un escenario complejo en la industria farmacéutica, que es importante analizarlo bien.

Partiendo de que es un sector altamente especializado en el ámbito científico-técnico, el reto en el que se encuentra en la actualidad, es:

Por un lado, mejorar las habilidades horizontales/Hard y por otro lado, sobre todo, las habilidades transversales/Soft.

Las competencias Hard, nos permiten ir con mucha fuerza pero solo nos permiten ir recto.  Las competencias Soft, nos permiten ser más flexibles, pero sin tener tanta fuerza en el avance.

Los puestos de trabajo que hay en el sector farmacéutico han cambiado (y siguen cambiando) radicalmente.

Dentro de este sector cada vez más rápidamente cambiante, es lógico pensar que hemos de desarrollar mucho más las habilidades Soft. Paradójicamente, son las que más falta hacen y las que menos desarrolladas tienen muchos de los profesionales de la salud actualmente.

Algunos ejemplos de habilidades Soft pueden ser:

  • Liderazgo: es la capacidad de influencia, sobre personas para conseguir resultados deseados. Si eres capaz de liderar, eres capacidad de comunicar (comunicación efectiva y asertiva).
  • Capacidad de trabajar en equipo
  • Gestión del tiempo y organización
  • Productividad personal y de equipo

Segundo consejo:

Desarrolla tus habilidades Soft, para diferenciarte competitivamente de los demás. Aprende de comunicación efectiva, liderazgo, persuasión y negociación, ventas, productividad, etc.

Por otro lado, hay que considerar que los equipos cerrados por departamentos (como lo era antiguamente) se han acabado en esta industria.

Al inicio había solo dos departamentos dentro de una empresa, el médico y el marketing. Muchas veces actuaban independientemente, sin comunicación fluida entre ellos.

Ahora, por suerte, se ha derivado hacia un trabajo en equipo cossfuncional, se ha complicado muchísimo la estructura organizacional y además es diferente por cada empresa farma-biotec.

Aparecen las llamadas unidades de negocio, que engloban todo un conjunto de departamentos enfocándose por área terapéutica.

En cada unidad de negocio se puede diferenciar (entre otros):

  • Departamento de operaciones comerciales: especialistas que saben muchísimo analizar el mercado. Director comercial, Key Account Manager (KAM)…
  • Departamento médico/asuntos médicos: apoyo científico a la comercialización. Director médico, Medical Advisor (MA), Medical Scientific Liasion (MSL)…
  • Departamento Marketing: creación de estrategias comerciales, materiales promocionales, organización de eventos, etc). Director de Marketing, Product Manager (PM)
  • Departamento de ventas: toda la red de comerciales regionales que venden los productos de la empresa. Area Manager (AM), Pharmaceutical Sales Representative (REP)…

Esta manera de organizarse permite ampliar hacia una multicanalidad de comunicación con todos los stakeholders. No solo al médico especialista en aquella área, si no también necesitan las empresas cada vez más, llegar al paciente y a otros profesionales de la salud implicados en la cadena de valor.

Existen además ciertos departamentos fuera de estas unidades de negocio que interaccionan con todas ellas, como el departamento de Market Access o acceso al mercado, Farmacovigilancia, Regulatorio, Recursos Humanos, Training/Formación, etc.

Tercer consejo:

Aprende mínimamente cómo trabajan cada uno de los diferentes departamentos y roles laborales especializados, para entender sus diferentes tareas y responsabilidades, así como  la realización del trabajo multidepartamental que existe dentro de la empresa.

3. Tener creencias limitantes

Muchas veces, por no decir la gran mayoría de las veces, son nuestras propias creencias limitantes las que no nos dejan avanzar como profesionales.

Seguro que has pensado alguna vez: “es que no tengo experiencia”, “no seré capaz de hacer esto que me piden”. Esto forma parte una mentalidad limitante es la verdadera barrera que te ponen las cosas aún más difíciles de lo que están.

Para reforzar tu autoconfianza y preparación mental para emprender una nueva posición laboral (o cualquier nuevo proyecto en tu vida), es necesario primero de todo, un fuerte trabajo de introspección personal.

O sea,

Debes desarrollar primero tu carácter diferencial, definiendo de manera muy clara y específica tus objetivos, metas y dónde quieres llegar (tanto personal como profesionalmente), y trazar un plan de acción para llegar a ellos.

Por ejemplo, mi meta cómo profesional es desarrollarme y especializarme dentro del departamento médico, aportando, como valor diferencial, mi experiencia, habilidades y capacidades en el campo digital.

Este valor diferencial es lo que me hace destacar del resto de mis compañeros científico-médicos del sector y que he adquirido gracias a la formación, información continua desde hace años.

Además, he podido aplicar mis conocimientos digitales en dicho departamento médico a lo largo de mi experiencia laboral.

Si tengo este objetivo en mente, puedo trazar un plan de acción.

En mi caso, he decidido emprender mi marca personal en forma de espacio digital como lo es esta web y creando contenido alineado con mi objetivo profesional.

Si te fijas, siempre publico artículos relacionados con información, formación, tendencias… científico-médicas y de marketing digital aplicado al sector biofarmacéutico.

Y te preguntarás ahora, “¿Cómo rompo yo mis creencias limitantes?”

Bien, pues te facilito las 3 variables principales (sacados del libro: “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva” de Stephen R. Covey) de las que dependen tu carácter diferencial y que por lo tanto, las que te recomiendo que empieces a trabajar desde ya:

  • Integridad: es el valor que nos atribuimos nosotros mismos.

Cuando identificamos con claridad nuestros valores, nos organizamos proactivamente y las acciones laborales y cotidianas se ordenan en torno a esos valores, desarrollaos autoconsciencia y voluntad independiente al hacer y mantener promesas significativas, al comprometernos y ser fieles a nuestros compromisos.

  • Madurez: es el equilibrio entre el valor y el respeto.

Es la capacidad para expresar los propios sentimientos y convicciones combinada con el respeto por los pensamientos y sentimientos de los demás.

Una persona madura es capaz de ser amable y valiente a la vez.

No solo debe experimentar empatía, si no también confianza en sí mismo.

  • Mentalidad de abundancia: esto es sencillamente el paradigma de que en el mundo hay mucho para todos.

Muchas personas tienen la mentalidad de escasez, basada en la creencia de que en la vida hay pocas cosas. O sea que si alguien se hace con un buen trozo de la tarta, necesariamente los otros se quedaran con menos.

Estas personas se sienten mal si tienen que compartir reconocimiento y mérito, poder o beneficios, incluso se sienten muy mal ante los éxitos de las otras personas aunque ello no comporte ningún efecto en ellos mismos (tienen celos).

La mentalidad de abundancia es justamente lo contrario. Asegura que en el mundo hay lo bastante para que nadie se que sin lo suyo.

El resultado es que se comparten el prestigio, el reconocimiento, la utilidad, la toma de decisiones, etc.

Esto conlleva a generar mayores posibilidades, opciones, alternativas, creatividad, trabajo y comunicación conjunta, etc.

En general, permite llegar a lograrse cosas imposibles de obtener mediante esfuerzos aislados.

4. No conocer a nadie dentro

No hace falta que te diga que en el mundo en que vivimos, el networking y los contactos son muy importantes para abrirte puertas y oportunidades, especialmente en el mundo laboral.

¿Porque el sector biofarma tendría que ser distinto?

Crear, desarrollar y mantener relaciones saludables con especialistas y personas de tu sector, puede ser una de tus mayores palancas para impulsarte hacia tu deseado lugar de trabajo.

Un aspecto muy importante antes de empezar con tu estrategia de networking, es justamente tener muy claro lo explicado en los puntos 1, 2 y 3.

Debes conocer las características particulares de la industria biofarma y específicamente de tu sector/departamento de especialidad en el que quieres dedicarte, así como conocer todos los roles y funciones de las diferentes posiciones laborales.

Además, deberás tener muy claro dónde quieres llegar. Tener muy bien definidas tus metas y objetivos profesionales en función de tus principios y valores individuales.

Si por ejemplo quieres dedicarte al marketing y trabajar como Product Manager en oncología dentro de una empresa multinacional, podrías empezar investigando qué empresas trabajan esa área terapéutica en cuestión.

Seguidamente, hacer un listado de personas que trabajan como Product manager en dichas empresas y unidad de negocio de oncología.

Entonces, conectar con ellas mediante Linked in por ejemplo.

Muchas personas piensan que Linked In es una red social para profesionales únicamente para buscar y encontrar trabajo, pero nada más lejos de la realidad.

Se publican miles y miles de contenidos muy específicos y de gran calidad, además que se establecen muchísimas conexiones y conversaciones profesionales cada día en dicha plataforma.

Te recomiendo que, siempre que empieces una nueva relación con alguien que no os conoces:

Intenta enviarle un mensaje lo más personalizado posible y aportarle valor individualizado de alguna manera.

Investiga previamente cuales son sus intereses y/o necesidades y que tu puedas proporcionar total o parcialmente, porque hacer esto te va a permitir conectar (emocional y racionalmente) con aquella persona.

Por otor lado,

Formar parte de una o varias comunidades específicas y alienadas con tu objetivo puede ayudarte a conocer más personas de tu sector.

Busca grupos de personas en redes sociales (como Linked In, Facebook…) o en otros sitios, que te ayuden a compartir formación y información relevante a tu especialidad por un lado, pero también a conectar con personas afines a tus mismos intereses y necesidades.

Por último, es importante que sepas que esto no se construye de la noche a la mañana.

Una buena red de contactos tarda años en formarse y además es difícil mantenerla en el tiempo. Te recomiendo que seas activo de manera constante en redes y en las comunidades de las que eres miembro, publicando frecuentemente cosas relevantes en tu sector.

Por otro lado, establece conversaciones con tus contactos de manera habitual pero sin pasarse. Sin ser pesado. Siendo coherentes y con sentido común, mostrando un interés genuino en ellos.

5. Cambia el paradigma: aportas valor diferencial?

Si te has fijado, te habrás dado cuenta de que a lo largo de todo el artículo hablo de lo mismo: aportar valor diferencial.

¿Porque una empresa te va a escoger antes a ti que a otro que tiene exactamente el mismo perfil que tú?

Ahi va el consejo más importante del artículo:

Debes trabajar y demostrar (además de parecerlo) lo que puedes aportar distinto a los demás.

Busca aquella área de interés, que te encanta y apasiona, y que además puedes especializarte, siendo el único que sabe de ello en comparación con otras personas con un perfil similar.

Además, cuanto más específico seas, mucho mejor.

Esta será la base de tu marca personal, con la que podrás posicionarte en la mente de tus futuros compañeros y jefes de departamento.

El objetivo es que cuando una persona este buscando un perfil como el tuyo, directamente le venga rápidamente a la cabeza tu persona.

Por ejemplo, imagina que eres abogado o especialista en temas regulatorios en el sector salud, y te encanta el tema de los biosimilares. Entonces podrías empezar a formarte y a informarte específicamente en la regulación en la comercialización u otros temas legales, de productos biosimilares.

En mi caso, mi valor diferencial es la especialización en marketing y habilidades digitales dentro del departamento médico.

Me acuerdo de una vez cuando yo estaba de becario en una gran empresa multinacional, en la que una de mis jefas de departamento médico me dijo:

“puede ser que no te quedes fijo aquí con nosotros cuando acabe tu contrato de becario, pero lo importante es que ya estás dentro de la rueda”

Lo importante es entrar, empezar es lo más difícil en esta industria (y supongo que en todas) porque inicialmente nadie tiene experiencia.

Pero una vez dentro y con un mínimo de experiencia, ya es más fácil. Piensa que las oportunidades acaban saliendo.

Siempre que haya un buen trabajo de fondo, rompiendo todas estas 5 razones que te he comentado y que te limitan, vas a poder finalmente encontrar el trabajo de tu vida.

Espero que te haya ayudado y gustado este artículo y no dudes en “aportar valor diferencial” en un comentario más abajo. 😉

Hasta pronto!

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Forma parte de la comunidad más grande de profesionales de la salud que buscan el éxito

Responsable: Albert Ruiz de la Oliva. Finalidad: enviarte mis nuevos contenidos y correos comerciales. Legitimación: tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign suscrita al PrivacyShield. Derechos: Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o eliminar tus datos.

WELCOME,

Enjoy luxury, exclusivity and discretion

NOW TREAT YOURSELF!

Get 25% Off & Free Shipping On Your First Order. Enter Code WELL25SPE